De subastas y fichajes

Subasta

¿Cómo se explica la política de fichajes descabellada que llevan a cabo muchos clubes deportivos? ¿Cuánto tienen que perder para poder ganar? Y lo más importante ¿les compensa?

Cuántas veces nos hemos preguntado hasta dónde llegará un determinado club de cualquier deporte (fútbol, baloncesto, remo, balonmano,…) en su afán por formar un equipo ganador. En cuántas ocasiones hemos visto que en el peor de los casos, ese club tan osado no ha logrado su objetivo y se encuentra con una deuda que le hipotecará su futuro. En otros casos, el equipo alcanza su objetivo deportivo pero el retorno económico de la victoria no cubre el gasto que ha tenido que realizar para alcanzarla.

Al hilo de esta reflexión y escribiendo el otro día sobre la contabilidad mental encuentro en Microsiervos un post sobre un juego que puede explicarnos  este proceso de “irracionalidad” tan presente en nuestro deporte: La subasta del billete de 20 dólares.

El juego simplemente se trata de subastar un billete de 20 dólares, bueno, como por aquí será difícil tener uno disponible pondremos uno de 20 euros, que vale más. La subasta es sencilla y tan sólo tiene 6 reglas:

1. Se subasta el billete de 20€ y la puja más alta se lleva el billete.

2. Regla de silencio: entre los jugadores no pueden negociar.

3. El dinero es real, pagas lo que has pujado y te llevas el billete de 20€

4. No se puede pujar dos veces seguidas.

5. La mayor puja se lleva el billete, independientemente del cuánto haya pujado.

6. La segunda mejor puja, la primera perdedora, debe dar el importe de su puja a la “banca”.

Bueno, con estas reglas parece una subasta razonable y una buena oportunidad para ganar unos eurillos a costa de una “banca” que debe estar tonta para ofrecer algo así. Una persona pone 5€ y puede llevarse 20€, 15€ de beneficio que no están mal.

Pues bien avariciosos y avariciosas, ¡la habéis liado! En cuanto alguien comienza a jugar aparece nuestra amiga la avaricia, dinero fácil que a todo el mundo nos gusta. Esta es la historia de la puja:

– Avaricioso Alfa comienza a pujar con 5€ (se conforma con 15 de beneficio)
– Avariciosa Beta responde, también quiere ganar y puja con 10€
– Avaricioso Alfa se ha quedado en una posición comprometida y se asusta, si gana Beta se llevará ella el billete de 20€ y él tendrá que pagar los 5€ de su puja a la “banca”.Pasaría de un hipotético beneficio de 15€ a una pérdida de 5€. Reacciona, ofrece 15€ por el billete.
– Atención a Beta, esta chica es guerrera y quiere ganar, ofrece 18€, el beneficio es bajo, pero por lo menos no pierde los 10€ de su anterior puja.
– Bueno, bueno, ¿pero esta qué se cree? Alfa ofrece 20€ por el billete. No gana, pero tampoco pierde.
– Beta está desesperada, creía que iba a ganar un dinerillo y se encuentra que va a perder 18€. ¡Ofrece 22€ por un billete de 20€! Al menos de esta forma sólo pierde 2€.
– …
¿Hasta cuánto llegarán Alfa y Beta? ¿Cuánto ganará la banca?

Esta claro dónde está la trampa. Esa sexta regla nos ha llevado a esta espiral en la que como dicen en Microsiervos: “Este tipo de subasta lleva a las personas de la avaricia inicial al miedo, y finalmente a un instinto vengativo que resulta suicida”. De hecho el profesor Max H.Bazerman ha realizado este experimento en sus aulas unas 200 veces. En tan sólo una ocasión ha vendido el billete por menos de 20 dólares… y en una ocasión lo vendió ¡por 407 dólares!.

Bien, bien, pero esto en la vida real no pasa ¿o sí? Pues sí, pasa y mucho más de lo que pensamos. Esto pasa en las situaciones en las que “el ganador se lo lleva todo”.

Un ejemplo para el caso del remo, un club quiere dar un salto cualitativo y ganar o por lo menos colocarse en el grupo de los cuatro primeros de la Liga. Esta situación le permitirá mejorar sus ingresos en patrocinio y premios por victorias.

Comienzan los fichajes, pero el resto son Alfas y Betas, también fichan. Nuestro primer club se da cuenta, si el resto fichan le ponen más difícil lograr esos puestos de honor, tal vez no recupere su inversión en fichajes, necesita fichar más… ¡más madera, es la guerra!

Foto:  pep.padu
Artículo publicado originalmente el 8 de junio de 2007 en Avento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s