Un seguro ¿necesario? para las pruebas deportivas

Nessy

Uno de los mayores quebraderos de cabeza para las entidades organizadoras de pruebas deportivas son los seguros. Es complicado encontrar una póliza que se ajuste a las necesidades de la organización. El precio suele ser considerado como abusivo. Y lo peor de todo: siempre tenemos la sensación de pagar un “por-si-acaso” que nunca va a ocurrir y estamos tirando el dinero.

Pero, ¿y si la organización del evento convierte el seguro en un elemento de Marketing? ¿Si además de los seguros obligatorios contratamos un seguro para cubrir algo realmente descabellado y conseguimos publicidad para la prueba y para la compañía aseguradora que encantada nos hará una sustancial rebaja?

Imaginemos!!: estamos preparando una excursión de espeleología y a la lumbrera de turno se le ocurre: « Eh! ¿por qué no contratamos un seguro que nos cubra el riesgo de encontrarnos un Akelarre y las posibles desgracias que nos puedan originar las brujas cabreadas a las que hemos incomodado mientras hacían sus cositas?».

¿Cuál es la respuesta del grupo encargado de la organización? «Oye! ¿Por qué no te vas a casa y cuando te encuentres mejor vuelves a hacer algo de provecho?»

Pobre lumbrera, ha tenido una idea genial y nadie la valora. Cree que si realizan esa poliza y hacen una campaña de comunicación sobre el tema antes de la prueba se hablará de ello en muchos medios, en internet y hasta en algún programilla de esos de sucedidos que emiten las televisiones. Piensa que la compañía aseguradora agradecerá esa publicidad y tal vez este y los demás seguros (los mínimos necesarios) les salgan gratis.

¿Tan descabellada es la idea de esta persona? NO. Su razonamiento es impecable. Tan sólo tiene un problema. No es nueva, a alguien ya se le ha ocurrido y lo ha explotado tal y como lo había imaginado:

Un seguro contra un posible ataque del monstruo del Lago Ness
«Los organizadores de un biatlón que tendrá lugar a principios de septiembre en las orillas del Lago Ness, en Escocia, han contratado un seguro por si el monstruo del Lago Ness ataca a uno de los participantes»

Atención, ¡un duathlón!, ¡ni siquiera se meten en el agua!… ¡qué fieras!

Artículo publicado originalmente el 7 de septiembre de 2007 en Avento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s