David Ricardo en la Final de Pelota

ricardo-david

Capítulo 1 de la serie “EL PRECIO DE LA ENTRADA AL FRONTÓN
(Ver capítulo 2) (Ver capítulo 3)

El pasado domingo 30 de marzo pudimos vivir la final del Campeonato de Parejas de Pelota a Mano 2008. Una final interesantísima y muy disputada en la que los cuatro pelotaris se dieron una auténtica paliza.

Las personas que siguieron el partido por televisión lo disfrutaron cómoda y gratuitamente. Otras personas que tuvimos “la oportunidad” de acudir al frontón a una butaca de cancha tuvimos que pagar 120 €. ¡Sí! ¡120 euros! ¿Cómo se ha fijado ese precio? ¿Acaso el Doctor Maligno decide cuánto cuestan las entradas?

Ese mismo fin de semana, entre una gran oferta de competiciones deportivas, también pudimos acudir a ver el II Rallysprint de Hondarribia al módico precio de cero euros. Una carrera de coches por los costes que conlleva debería ser muchísimo más cara que un partido de pelota. Además, en la pelota vemos patrocinadores que deben soltar una buena pasta, bancos y empresas de gran tamaño. En los coches vemos al Asador Josetxo, Talleres Txema, etc. ¿No sacan en pelota suficiente con esos patrocinios? La teoría del Doctor Maligno coge fuerza.

Si buscamos alguna otra teoría o razonamiento (seamos sinceros, el Doctor está para asuntos más importantes) que nos explique esta cuestión podemos remontarnos al año 1817, año en que un tal David Ricardo nos habla del poder de la escasez.

En su libro Principios de Economía Política y Tributación Ricardo nos propone un modelo que resulta muy útil para analizar la relación entre la escasez y el poder de negociación. Nos demuestra que a pesar de los altos precios de las entradas a la Final del Campeonato las empresas no se están forrando y que el precio es el justo para que dichas empresas obtengan unos beneficios razonables.

Lo que cuenta Ricardo

De manera resumida y aplicándolo al caso de las empresas de Pelota, el modelo de funcionamiento razonado por David Ricardo nos dice que en un mercado libre con competencia perfecta si las empresas estuviesen ganando mucho dinero, más que en otros sectores económicos, habría otras personas que verían una gran posibilidad de negocio en el mundo de la pelota produciéndose la siguiente secuencia de hechos:

  1. Entrada de nuevas personas y creación de nuevas empresas de pelota.
  2. Reducción de los precios de las entradas o aumento del nivel salarial de los pelotaris. Dado que estas nuevas empresas estarían dispuestas a ganar algo menos que lo que ganan las que ya están (hasta un euro más de lo que ganan en otras actividades económicas) podrían reducir el nivel de beneficios esperados de cualquiera de las dos maneras (-ingresos o +gastos)
  3. Exceso de oferta de empresas de Pelota. Han entrado demasiadas empresas y no hay afición suficiente para que todas obtengan ingresos suficientes.
  4. Cierre de algunas empresas de Pelota por encontrarse en un mercado que ofrece beneficios insuficientes.
  5. Nivel de equilibrio en el que las empresas ofrecen un beneficio similar al de otros sectores económicos.

En definitiva, David Ricardo nos dice que si el precio de las entradas de las finales de los campeonatos de Pelota profesional es tan elevado no es debido a la ambición desmedida de las empresas. Deben existir otras causas subyacentes; pero eso necesita de unos cuantos post más.

Continúa en capítulo 2: ¿Y si en los partidos de pelota vendiesen palomitas?

Artículo publicado originalmente el 2 de abril de 2008 en Avento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s