¿Cuánto vale la Copa del Mundo?

IMAG0206

En los últimos días, tras la consecución de la Copa del Mundo de Fútbol en Sudáfrica por el equipo español, han aparecido multitud de noticias, artículos y opiniones acerca de los posibles beneficios económicos que supondrá esta victoria para la economía española.

Antes de la celebración de la final Miguel Sebastián, ministro de Industria, Comercio y Turismo, ya adelantaba que si España conseguía ganar la Copa el PIB podría crecer más ya que este logro elevaría la imagen del país en el ámbito económico internacional y mejoraría las perspectivas del consumo interno.

Al día siguiente a lograr la Copa de Mundo de Fútbol en Sudáfrica la propia Elena Salgado, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía, aseguraba que esta victoria “será buena para el PIB”.

En multitud de medios de comunicación y páginas web se hacen eco de esta posibilidad, la victoria de España hará mejorar su economía. La página web de Euractiv titula su artículo: “La victoria en el Mundial puede compensar la recesión en España”; o la de France 24: “España busca el estímulo económico de la Copa del Mundo”. En muchos de estos artículos se llega a hablar de un incremento de hasta un 0,7% del PIB. Este valor es una estimación que realizó el banco holandés ABN Amro para el ganador del Mundial de Alemania 2006 en el estudio Soccernomics 2006. Por su parte, Mastercard publicó un estudio llevado a cabo por KRC Research en el que estimaba que el país vencedor obtendría unos beneficios cercanos a 50.000 millones de euros. Lo cierto es que hablar de una cuantía bruta como hace KRC Research, sin tener en cuenta la economía del país vencedor parece poco realista.

El estudio Soccernomics 2006 de ABN Amro recoge otras cuestiones muy interesantes como que el perdedor de la final sufrirá una reducción del 0,3% del PIB por el simple hecho de perderla (si además lo haces como lo hizo Holanda tal vez este porcentaje sea mayor) o que es mejor que gane un país con una economía fuerte y con mayor poder tractor de la economía global.

No todas las personas expertas están de acuerdo con estas estimaciones, el economista jefe de Intermoney José Carlos Díez, explicó que “no podemos negar un efecto positivo sobre la imagen exterior de España, así como una pequeña subida del consumo interno, pero que es casi imposible medir la mejora en porcentaje respecto al PIB”. Díez recuerda que con los tres partidos jugados en junio ya se ha notado un aumento del consumo, aunque duda de que ello suponga “rascar alguna décima para el PIB”. Al mismo tiempo, no cree que el crecimiento de Holanda se vea perjudicado por la derrota.

The Wall Street Journal, por su parte, en un artículo titulado “La falacia del estímulo del fútbol” afirma que la victoria no amplía la capacidad productiva del país y el dinero que se gasta se recorta de otros consumos. Para WSJ, el triunfo en el Mundial de Sudáfrica no hace nada “por el 20% de españoles que actualmente están sin trabajo”.

La verdad es que estoy más cerca de las tesis de Díez, las estimaciones de Soccernomics me parece que incluyen excesivos “equilibrismos” metodológicos y se apoya en unas hipótesis excesivamente confiadas. El impacto a corto plazo puede ser claro, pero a medio y largo plazo no lo es.

Al hilo del plazo de impacto, aunque sea sobre la intención de voto, es muy recomendable el post de Apuntes científicos desde el MIT “La victoria en el mundial sí afecta a la intención de voto político”. En el post resume un artículo de investigadores de la Universidad de Stanford en el que el equipo de investigación “querían comprobar hasta qué punto algo tan importante y aparentemente reflexionado como la decisión de un votante se veía condicionada por estados anímicos derivados de un suceso tan anecdótico y desvinculado como la victoria o derrota del equipo deportivo local… Efectivamente, tras la victoria de su equipo favorito la valoración de Barack Obama era 2.3 puntos más positiva que tras una derrota.”.

Otro estudio más cercano a la economía sobre el efecto de los resultados deportivos  es el que realizó hace años José Luis Ximénez de Sandoval sobre el efecto de las victorias o derrotas sobre la cotización de los clubes de fútbol que cotizan en la bolsa inglesa. De forma resumida el artículo concluye que tras una derrota la posibilidad de que la cotización suba es muy baja. De forma inversa, tras una victoria es muy poco probable que la cotización baje. Lo que el análisis no permite demostrar son las correlaciones positivas (perder-bajar, ganar-subir).

Vamos, las y los economistas dan opiniones para todos los gustos. Ya lo decía Winston Churchill: “Si metes a dos economistas en una habitación obtendrás dos opiniones, a menos que uno de ellos sea Lord Keynes, en ese caso obtendrás tres opiniones”

Artículo publicado originalmente el 16 de julio de 2010 en Avento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s