Diseño urbano para la seguridad del deporte

(Viene de antes)

La seguridad, como uno de los temas clave para la adecuada gestión del deporte en el espacio público, debe ser analizada e interpretada desde un enfoque multifactorial y complejo. En este sentido, los entornos en los que se realizan las prácticas constituyen un factor esencial a considerar a la hora de establecer políticas de prevención de la delincuencia y mejorar la convivencia pública. De este modo, el diseño del entorno urbano ha adquirido reconocimiento internacional como herramienta para generar espacios seguros y, en consecuencia, mejorar las condiciones de vida de las personas que lo habitan. Desde este enfoque se desarrollan los planteamientos del denominado Crime Prevention Through Environmental Design (CPTED).

Las estrategias CPTED o de “prevención situacional del crimen” se apoyan en la capacidad de los entornos para influir sobre las decisiones de las personas. La prevención situacional abarca estrategias que tratan mermar la oportunidad del delito y disuadir a los delincuentes, incluyendo principios de diseño del entorno y gestión del mismo (Clarke, 1997).

Un aspecto a destacar de estos planteamientos es que no tratan únicamente de reducir el número de delitos, sino también la inseguridad percibida. Cuestiones como la visibilidad, la iluminación, la calidad del diseño, el mantenimiento o el deterioro son fundamentales a la hora de mejorar la percepción de seguridad (Antillano, 2007).

Si bien históricamente la relación entre urbanismo y prevención del delito está presente en muchas ciudades (la transformación de París por Haussman en el siglo XIX es el gran exponente), será en los años sesenta y setenta del pasado siglo XX cuando comiencen a elaborarse los intentos más serios de relacionar ciudad y delincuencia.

En relación con el deporte, nos centraremos aquí en tres líneas teóricas que observamos aplicadas en numerosos casos de gestión del deporte en espacios públicos y en equipamientos deportivos abiertos: la teoría de los “ojos de la calle”, la del “espacio defendible” y la de las “ventanas rotas”

Los ojos de la calle

En 1961, la urbanista Jane Jacobs publicó su reconocidísima obra The Death and Life of Great American Cities (Jacobs, 1961). En este libro, la autora ataca las teorías más usuales hasta ese momento sobre urbanización y reconstrucción de ciudades. Jacobs critica los proyectos de renovación urbana de su época, que en su afán de ser funcionales no lo eran en absoluto debido a su falta de entendimiento del funcionamiento real de las ciudades.

Es precisamente esa crítica a la supuesta funcionalidad de la que más podemos aprender a la hora de gestionar la relación entre seguridad y deporte en el espacio público. Tal como defiende Jacobs, las calles, las plazas, los parques y también los espacios públicos deportivos, pueden servir y ser empleados para muchas cosas (recordemos la investigación sobre los espacios deportivos de libre de acceso de Donostia). Una condición fundamental para que así sea es que la gente se sienta segura.

Pero quienes usan estos espacios no son beneficiarios pasivos de seguridad, sino que también son partícipes activos en hacer seguros esos espacios. La presencia de personas que puedan observar lo que ocurre en ese entorno, circulando por las calles, mirando desde las ventanas de sus casas o desde locales cercanos, constituyen lo que Jacobs llamó “eyes on the street” (los ojos de la calle).

Eyes on the Street en versión autóctona (Imagen: vagalumedel en Pixabay)

Esta idea de “vigilancia natural” es muy provechosa a la hora de decidir ubicaciones de equipamientos deportivos de libre acceso. Una cancha ubicada en la trasera de un edificio, hacia la que no dan ventanas y en la que apenas existe paso, tiene pocas probabilidades de acoger nada bueno.

En el año 2014 realizamos un proceso participativo en Hernani (Gipuzkoa) para diseñar la red de parques biosaludables del municipio. Durante las sesiones participativas con las personas mayores, les planteamos una serie de cuestiones a valorar antes de propusieran las ubicaciones de estos equipamientos. Una de las cuestiones era la visibilidad. Debían valorar entre un espacio discreto o un lugar visible. Las personas del equipo de facilitación éramos conscientes de que a muchas personas mayores les produce pudor ser vistas haciendo deporte. Pero también los espacios escondidos, excesivamente discretos, generan gran inseguridad. No cuentan con “ojos de la calle”. Cuando tuvieron que dar una valoración en una escala de 6 grados entre discreción y visibilidad, la valoración tendía más hacia la segunda. La seguridad que dan las personas que nos ven. De haber estado allí, Jane Jacobs hubiese sonreído discretamente. “Esto lo sabe ya todo el mundo, una calle muy frecuentada es igualmente una calle segura. Una calle poco concurrida es probablemente una calle insegura” (Jacobs, 1961).

(Continuará)


Antillano, A. (2007), ¿Qué son las políticas de Seguridad? Barcelona: Capítulo Criminológico Vol. 35, No 2, Abril- Junio, pp. 145-177.

Clarke, R. (editor) (1997), Situational Crime Prevention. Successful Case Studies, Second Edition, School of Criminal Justice, Albany, New York.

Jacobs,J. (1961/1965). The Death and Life of Great American Cities. Random House, Inc. New York.

Imagen de portada: Picturepest en pxhere


Toda la serie LOS OJOS Y LAS ZAPATILLAS DE LA CALLE. SEGURIDAD Y DEPORTE EN EL ESPACIO PÚBLICO

  1. Los ojos y las zapatillas de la calle
  2. Ciudades Activas y maleantes
  3. Deporte en el espacio público, ¿seguridad o incivismo?
  4. Diseño urbano para la seguridad del deporte
  5. Espacio deportivo defendible
  6. Ventanas rotas
  7. Del FrontON al FrontOFF, equilibrio y contexto

7 Respuestas a “Diseño urbano para la seguridad del deporte

  1. Pingback: Deporte en el espacio público, ¿seguridad o incivismo? | Economía en Chándal·

  2. Pingback: Espacio deportivo defendible | Economía en Chándal·

  3. Pingback: Del frontON al frontOFF, equilibrio y contexto | Economía en Chándal·

  4. Pingback: Los ojos y las zapatillas de la calle | Economía en Chándal·

  5. Pingback: Ciudades activas y maleantes | Economía en Chándal·

  6. Pingback: Ventanas rotas | Economía en Chándal·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s